Comparte esta Columna...

“Vea docto, ta bien que haga pero tiene que mete la maano y si puede e codo también. Yo le digo, así e la jugaa, a naide le impoota, saque su tajaa”.

 

Ese era el concejo de uno de los líderes sociales que, según, debía participar en la veeduria de la administración de una plaza central de abastos. Es cuestión de idiosincrasia.

 

Lo entendí años más tarde, viendo esa serie brasilera: “El Mecanismo”; la misma que aprovechando la caída de los grandes constructores, esos que todavía tienen en jaque a presidentes y candidatos, no solo de Colombia, sinó por toda Latinoamérica, pusieron de presente la, ya inveterada costumbre, a todo nivel, de la coima, el serrucho, el cuadre, el que ya no es el 10 sinó el 30, el cómo voy allí…

Fue la mejor gestión profesional de mi vida. Lograr encausar el ánimo, la expectativa, la actitud de una comunidad tan difícil y esperadamente conflictiva como los comerciantes de “Bazurto”, el mercado central de Cartagena, dejó indudablemente la satisfacción del trabajo bien hecho, contra toda posibilidad para un empleado público de tercer o quizás cuarto nivel.

Todo fue posible por esa admirable resiliencia, palabra de moda, de una comunidad tan heterogénea, la expresión misma del pueblo, que incluye todas las categorías económicas: los grandes, medianos, pequeños, ambulantes estacionarios y móviles, indigentes y loquitos incluidos. Todos encontraban su “mal acomodo”, resultado de décadas de desidia y abandono institucional. Era un mundo aparte, desconocido; el peor de los escenarios, mirándolo desde afuera.

“Coño, me voy a meter en este mierdero”? Me preguntaba insistentemente al ver la pestilencia, no hay otra palabra, de secciones tan vitales como la carnicería y el pescado fresco.

Contra todo pronóstico, un alcalde, manifiesto político, permitió finalmente, las condiciones para que una labor que nadie esperaba, ni creía posible, se diera.

Pasó a mediados de los noventa: “Voy a privatizar las Empresas Públicas, el mercado es un hueso, métete allí. Es lo que puedo darte”. Me dijo para quitarse de encima dos encordios: la plaza y el amigo varado, no político, empresario desbancado (por la apertura económica del “revolcón” de Gaviria y de Rudolf), que insistentemente le pedía una oportunidad de trabajo. “Eso sí: no te doy un peso del presupuesto del Distrito. Pon a pagar a esos #&#&X. Tú verás si contratas a los kalimanes (banda de pandilla nada recomendable), ese es tu problema. Te voy a dejar las manos libres y te quitaré los políticos de encima”.

“Más vale cabeza de ratón que cola de león”, fue el adagio que finalmente me decidió a aceptar. Y la necesidad, por supuesto. Una vez más, la Ingeniería Industrial, me dió las herramientas para una gestión ejecutiva que cambió la historia de la plaza. Cuando un connotado constructor alabó la labor cumplida, el único comentario que expresé fue: “en tierra de ciegos, el tuerto es rey”.

Es esa la gran oportunidad que la administración Duque ha dejado escapar: el confinamiento y su posterior apertura, era una coyuntura magnífica para una gestión presidencial histórica.

Abrir las compuertas de un sistema económico cerrado, firmemente controlado y restringido por un Capitalismo salvaje, ventajista, que ha impuesto la ley de la selva. Soltar la tenaza manejada por unos pocos, en contubernio con la clase política, todos practicando y permitiendo la práctica del “mecanismo” sistemático.

 

Era de suponer, como en realidad ha acontecido, que toda acción contra la pandemia se quedara en promesas y decretos insuficientes. Los recursos, tan comedidamente dispuestos, fueron sometidos al filtro de los intermediarios que, de una forma u otra, legal o no, sacaban su tajada reduciendo y anulando las expectativas creadas en prime time.

Era el momento irrepetible de demostrar que es posible reorientar el funcionamiento del sistema, fuera de la perspectiva monetarista y enfocarlo en el estímulo de la iniciativa de base para acortar, significativamente, la brecha de la desigualdad.

Pero no. El resultado probable de esta gestión ineficiente de la derecha, puede ser posibilitar, democráticamente, la falacia de una izquierda históricamente inoperante.

Algove.

 

NOTA IMPORTANTE: Este es un espacio para ti, si deseas aportar una nota o blog para que sea publicada aquí, envíala al correo:  columnas@losdanieles.digital  la nota o blog debe contener como mínimo 250 caracteres, si quieres que publiquemos tu nombre o álter ego, hazlo saber en el correo, este se utilizará como consentimiento. Por favor utilizar lenguaje adecuado, nos reservamos el derecho de publicar las notas que consideremos no aportan al sano debate.

 


Comparte esta Columna...

SUSCRÍBETE

Ingresa tu correo electrónico y entérate al instante de las ultimas Columnas y Noticias. 👇👇

Únete a otros 9.386 suscriptores

Categories: Notas Ciudadanas

7 Comments

EN TIERRA DE CIEGOS…

  1. Gracias por su caribeño relato y la opinión de actualidad con la que coincido en casi todo.
    Me permito, con todo respeto, apuntarle unas observaciones sobre algunos términos empleados y que pudieran dar a error de interpretación de su ameno texto.
    “Ese era el concejo de uno de los líderes”: Se supone que quiere decir consejo. Concejo es la corporación que gobierna un municipio.
    “Quitarse de encima dos encordios”: Seguramente, quiere decir incordios
    “Lograr encausar el ánimo”: Una cosa es encausar (someter a proceso judicial) y otra encauzar (poner en el cauce). Entiendo que se refiere a esto último.

  2. De acuerdo, y añado: Era la ocasión de oro para sanear el sistema de salud y así, cubrir dos aspectos en un solo movimiento ,atacar adecuadamente y a tiempo la pandemia y resolver lo atinente a las finanzas y viabilidad del sector. Gracias por su escrito.

    1. Gracias a Felipe por su corrección. Tiene razón en todas. Hay que tener más pausa para revisar errores. César y Alberto están igualmente en sintonía. Sus comentarios aportan y complementan. Cuántos no estaremos en la misma línea? Cómo haríamos para crear una sinergia que impulse a este país hacia un futuro de oportunidades.
      Gracias a Los Danieles por darnos el espacio para la libre expresión. Eso es hacer patria.

  3. Gracias Algobe por plantear en forma coloquial estos importantes temas. “SÍ SE PUEDE”, sería el título que, en mi sentir, reflejaría mejor el espíritu de su escrito, y el otro “LA OPORTUNIDAD DESPERDICIADA”, muy apropiados para el AGORA DE LOS DANIELES. A los oportunos comentarios de César y Felipe agregaría lo siguiente: Por qué, en el Estado, es una casualidad y no un hábito hacer las cosas bien? . Interesante pregunta que remite de inmediato a ese fantástico libro “POR QUÉ FRACASAN LOS PAISES: LOS ORIGENES DEL PODER, LA PROSPERIDAD Y LA POBREZA” ( Daron Acemoglu / James Robinson) y el más reciente “EL PASILLO ESTRECHO” de los mismos Autores, sobre la relación Estado-Sociedad-Libertad. Seguramente en este espacio habrá muchas oportunidades de acercarnos a los asuntos que tratan estos excelentes Autores, muy conocedores de la situación colombiana. Por ahora sólo dos : EL PUNTO DE INFLEXION y EL CÍRCULO VIRTUOSO. Todos esperábamos que el Punto de Inflexión para la transformación de nuestra sociedad se daría ahora, y que el Presidente Duque se percataría de semejante oportunidad, irrepetible en el futuro. Desafortunadamente, todo indica que no será así, porque las ELITTES GOBERNANTES( uso el término de Acemoglu/Robinson ) lo ENCADENARON ( tampoco es mío). Tendremos que esperar hasta una lejana nueva oportunidad, para iniciar el Círculo Virtuoso, de acciones positivas que nos llevarían a una sociedad más igualitaria. Hay algo muy positivo en todo esto : muchos otros colombianos, como Juan lozano, se han dado cuenta de que esta oportunidad será irrepetible, y han conformado un frente de acción para hacerle caer en la cuenta al Presidente de que el camino que escogió no es el correcto, pero hay pocos motivos para el optimismo : el Presidente Duque todavía no ha llegado a la edad de aprender a escuchar : “a los amigos se les critica de frente y se les alaba de espaldas, no al revés”
    Otro tema convergente, que aparecerá más tarde : la relación BUROCRACIA – SOCIEDAD, pero no hay espacio ahora. Remato este largo comentario con palabras ajenas, del Presidente Obama, mencionadas en otra oportunidad, pero que no hace mal repetirlas, porque son todo un programa de gobierno “LOS MALES DE LA POLÍTICA SE DEBEN A LA MALA CALIDAD DE LOS POLÍTICOS; LOS DE LA EDUCACIÓN A LA MALA CALIDAD DE LOS MAESTROS Y LOS DE LA JUSTICIA A LA MALA CALIDAD DE LOS JUECES” Con buenos Políticos, buenos Maestros y buenos Jueces, cualquier sistema socio económico, funciona bien. Ahí está el quid de este asunto : es Duque un buen Político?

  4. La palabra la tiene don Alberto Gómez, quien nos introdujo en ésta costumbre de intervenir con decoro y libertad, su Agora, por respeto a su iniciativa, debe ser estructurada, adecuada y sostenida con base en los lineamientos filosóficos en el marco de la independencia y la autonomía. .Particularmente yo ya me considero un activo fijo de la base.

  5. Poco a poco iremos dibujando nuestra orilla, entre todos, venerando la diversidad : eres mi amigo, piensas, sientes, crees distinto. Tú, El, Ella y Yo somos Nosotros. Solos somos nadie, juntos somos muchos. “Tú haces lo que yo no puedo hacer; Yo hago lo que Tú no puedes hacer, y entre los Dos haremos lo que nadie puede hace por nosotros” ( prestado de nelson Mandela)

  6. La dinámica de la unión és a saber, la lección aprendida por los pueblos en inenarrables propósitos de arranque y cambio, que sólamente los intelectuales hacen realidad. -Severo Escobar Rojo-, Poeta Antioqueño. Biblioteca Nacional de Colombia, Banco de la República.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *