Comparte esta Columna...

Vea el tercer capitulo de la serie matarife, en cual Daniel Mendoza narra según el la vida política de Alvaro Uribe Velez




 


Comparte esta Columna...

SUSCRÍBETE

Ingresa tu correo electrónico y entérate al instante de las ultimas Columnas y Noticias. 👇👇

Únete a otros 9.420 suscriptores

Categories: Matarife Serie

5 Comments

Matarife Capitulo 3

  1. Este es un contenido que atemoriza a los cobardes, que llena de miedo a los pusilánimes, que cacarean su deseo de libertad ,y se esconden bajo la pollera de una madre empecinada en ver a sus hijos como viceministros. Esta és la tribuna donde no aparecen los de pura sangre, y brillan por su ausencia los sánganos que no están en el frente de batalla, por que siempre han apreciado la ventaja de haber sido salvados del servicio militar .Nadie opina, todo és temor ¿Donde están las juventudes del futuro?.

  2. Abro los postigos de ésta ventana nuevamente como si mirara através de las rejas de la casa colonial de mi abuela. Es una casa grande enmarcada en piedra que albergó por generaciones, corrientes y sujetos diversos que se sentaban a la mesa, sólamente a escuchar los sonetos del abuelo o a esperar las noticias de los hijos que se educaban en las extranjas . La pila central tambien de piedra, sostenía en vez de agua, un diosme reverdecido que acusaba los cuidados de la matrona y como si fuera un paraguas mantenía a salvo la tortuga que acompañaba a los canarios y los perros, adoración de su dueña. El olor a pan recién horneado y la dicha de las bodegas desbordando el vino, hicieron de mi infancia un lugar sagrado, del que mi más caro recuerdo era la repetitiva tarea de aprender los sonetos de mi abuelo. Pero, tal vez lo más importante de una infancia feliz, es saber hoy de viejo, que la huella de los míos sigue incólume. El honor y el nombre no son cosas de poca monta. Incidir, és decir, tocar la fibra interna és complejo.

  3. Templanza y ganas. Ante la ratio in limine, de la tormenta virtual, ante la forma y el fondo de éste contenido, cabe la aplicación de las enseñanzas milenarias de la tramitación de los asuntos del delito, que parece que desconocen los apoderados del señalado. Ya se cumple casi un decenio al vaivén de las hamacas , parece más bien que és mejor dilatar que operar.-para ganar más honorarios-, La cuestión -como lo calificaría la sana crítica-, es defender lo defensable sin dilaciones ni marullas y sin abusar del defendido pregonando sabiduría. Basta la puesta en ejecución da la tabla del uno en derecho para resolver sin ambajes ni dilaciones lo que atañe a responsabilidades personales. La comercialización de la defensa pura, ha contaminado las más altas esferas y ha convencido a los encartados de la falsa creencia, en el sentido de que los defensores son dueños de una marca infalible. Eso no és cierto, son abogados mercenarios, que dilatan y explotan a una élite ingenua. Es una empresa canalla que abusa y se centra en la angustia de quien pretende manejar la verdad. Mucha corbata importada y verborrea ineficiente, mucha cabellera engominada y de resultados cero.¿ qué se está esperando para que se entienda que el cartel de las defensas penales, está hundiendo a sus prohijados en la incertidumbre y la oscuridad?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *